Uncategorized

NorthWest Tri Man 2017 [Crónica]

Llegamos a junio, afrontando lo que hace meses era el objetivo de año y que finalmente lo he tenido que asumir como entreno de calidad: Northwest Tri Man. Una prueba muy a tener en cuenta para los amantes del no drafting. Empezamos.

Sector Natación

Ya en la salida se me va un poco de las manos el asunto…salimos desde la playa, y mi percepción es que la gente se lo toma con mucha calma, igual porque estoy acostumbrado a Vitoria, pero desde la segunda fila de salida el ritmo lo noto lento, y me pongo a pasar gente. Creo que con la frase de “nadar fuerte hasta la primera boya” del curso de entrenadores en mente me lo tomo demasiado en serio y cuando empiezo a mirar alrededor veo que en la aproximación a la primera boya (300m) vamos no más de 15 personas en un grupito.

Salida del agua y yo todavía dormido…cuánto más nado con el Xterra más me gusta!
Está claro, después de la primera boya empieza la fiesta, noto alguna molestia en el hombro, y bajo un poco el ritmo a conciencia, porque además se que no voy a aguantar ese ritmo ni de lejos y mi idea en la carrera es ir de menos a más, contento con mi objetivo que era empezar fuerte al principio. Sin embargo, los planes no me salen del todo bien, y tras esa boya, en una recta de 700m la gente empieza a hacer cruces y entre una cosa y otra pierdo muchos puestos, sumándole a que finalmente pillo unos malos pies en la recta final…la natación sale bastante peor de lo esperado…34min según el chip (puesto 51/47 de la categoría) con algo más de 2000m, al menos llego a la T1 fresco y no cojo la bici caliente.

Sector Ciclismo

La transición bien, ligera pero no para echar cohetes, entre el casco aero que siempre cuesta un poco más y que me pongo maillot es lógico que la transición no sea la mejor, pero la 55 mejor T1 de la prueba, recortando 5 puestos, que ni tan mal.
En la bici, la misma historia de siempre, un no parar de regalar puestos…paso de estar el 46 Al 103 en la entrada de la T2, perdiendo 37 puestos en el primer giro, 14 puestos hasta la siguiente vuelta en el giro de 180 y otros 6 puestos en la última media vuelta. Al menos, la gente que me pasa me dice que le flipa mi bici (hay que buscar el consuelo en algún lado).

Fotaza del gran Imanol Mújika. Y yo con la cinta del casco mal puesta…anda que
No es por buscar excusas, si me pasan es porque ni voy entrenado en bici ni quiero forzar y hacer como el tri de Bilbao los dos últimos años. Pero la primera vuelta es un infierno, ya no solo por el recorrido rompepiernas, sino porque salimos con unos 10 grados y mi cuerpo se pone en huelga. No puedo ni siquiera beber Tailwind (Adiós a la estrategia), mucho menos comer nada, las pulsaciones no suben y el gemelo derecho me hace un amago de rampa (por el frio?)…
El resultado es que bajo de la bici con ganas de comerme a todos los que me han pasado en ese sector, y literalmente lo hago.

Sector Carrera

Ya en la transición dejo clara la intención.  T2 más rápida de toda la prueba, donde ya sin salir de boxes adelanto 8 puestos. La salida es con una rampa de las buenas, dignas de un trail, pero en asfalto. La estrategia, atacarla como sé que puedo, ganar algunos puestos y parar en el árbol que hay justo arriba a mear. Dicho y hecho, en el proceso pierdo los puestos rascados en la subida, pero vuelvo a pasarles en menos de 100m corriendo por debajo de cuatro durante todo el tramo de enlace al circuito de carrera a pie.
Comienza el circuito y veo lo que me espera: rampas larguísimas, giros, y sol. Tengo que mantener un ritmo razonable que pueda mantener, sin perder el objetivo, más en modo trail que cómo lo haría en una media maratón. No obstante, en el control intermedio hago una progresión bastante bueno: 19 pasados en el km5,9 y otros 17 pasados en la segunda vuelta hasta ese mismo control (km 15,4), de ahí a meta (con 22,6km de sector) caen otros 5.
En cuanto a sensaciones, pasan los kilómetros y los avituallamientos, donde me sirvo de agua y en un par de algún plátano. En la segunda vuelta cuando ya veo que flaqueo un poco tomo el único Energy Gel y ya empiezo a afrontar el último cacho, con una sombra en la espalda. La única en todo el tramo, hasta ahora sólo he pasado gente, nadie me ha pasado.

Si la gente aplaude, hay que aplaudir a la gente!
Eso se convierte en mi motivación para no flaquear, al igual que adelantar a la segunda femenina del Half, hasta que en el último avituallamiento, donde ya sé que no va a haber ni una sombra más hasta meta, me giro, y ofrezco un poco de agua que me sobra a “mi sombra”. Le digo algo así como: “que sepas que eres el único que me va a pasar en toda la media maratón”. Para mi tranquilidad, me confiesa que le he pasado kilómetros atrás, y que lo único que ha hecho es pegarse a mis pies…nos quedamos juntos un kilómetro aproximadamente, hasta que me confiesa que va a petar, le insisto un poco, que es sólo cabeza si me ha aguantado tanto rato, pero finalmente cae, le dejo atrás y paso a otro en la última bajada a boxes. Objetivo cumplido, no me adelanta nadie corriendo y recupero 49 puestos. Entrando a meta en el puesto final 54, el 39 de mi categoría y 14 del grupo de edad.

En breve el clásico “Más allá de” de después de las crónicas, con datos, conclusiones…

Entrenador Nacional de Triatlón Entrenador Personal Entrenador de Trail Running

WebSite

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *