Uncategorized

Triatlón Villa de Laredo (1.5/38.8/9.6)

Por fin saco un rato para poder estar sentado y hacer la
crónica de lo que fue mi primer triatlón olímpico. Lo último que escribí fue que
andaba recuperándome de la lesión de la pierna haciendo estiramientos y
corriendo en césped artificial y pista de atletismo si mal no recuerdo…y no es
que me haya olvidado de escribir que ya me recuperé, es que sigo con esas…Pero
como quien dice “Quitters never win”, y para avanzar no hay que dejar de dar
pasos hacia adelante, aun siendo consciente de mi limitación y no forzando la
maquinaria claro.
La cosa la verdad es que pintaba bastante floja, entre
trabajo, clima y demás líos no he podido entrenar todo lo que me hubiera
gustado, pero ya estaba enfundado en el neopreno y con el gorro y las gafas
puestas y no había marcha atrás.

Swim

Sabiendo mi flojera, me puse en la zona de salida en una
posición bastante atrás y a un lateral, prefería nadar a un ritmo realista y
mantenerlo hasta el final que emocionarme y sentir presión del grupo y forzarme
ya en la primera prueba…pero para mi sorpresa, para cuando me doy cuenta me
estoy ya chocando con varios de los que iban por delante, sin poder avanzar ni
siquiera a mi ritmo, ¿a lo mejor es que no nado tan mal como creía?, total, que
decido “salirme del grupo” y en la primera boya (la cual algunos se pasaron por
el forro…) decido cambiar la estrategia y marchar a la aventura a unos 2 metros
a la izquierda del grupo, por el lado mas pegado al dique donde se que no me
puedo comer ninguna boya por el lado equivocado. Estoy cansado de comerme
codazos y agarrones en el neopreno, a partir de ahora, voy solo, y para mi
sorpresa y pese a hacer algunos metros de mas por comerme casi todas las curvas
por el exterior, salgo en una posición no muy perjudicada por lo que me dicen
al acabar la prueba…
Nota mental: En la siguiente prueba confiaré algo más en mi
en este sector y saldré algo más adelantado para no ponerme trabas a mi mismo
desde el comienzo.
Final de natación y las gafas marcadas en la cara por algún codazo.

T1+Bike

En la transición la cosa no va mal, sinceramente soy de esos
de los que invierten tiempo en ponerse calcetines, ya he tenido sustos por no
hacerlo y soy de los que se sienta en la transición, tardo lo mismo en sentarme
y vestirme que haciéndolo de pie guardando el equilibrio y haciendo el canelo…prefiero
no jugármela. Por lo demás me puse mallot y salí corriendo de la misma con el
casco y el dorsal puesto, guantes y gafas en los bolsillos, ya habrá tiempo de ponérselo
luego si hace falta.
Vísteme despacio que tengo prisa.
Según salgo toca subir una buena rampa, bueno pues sin prisa pero sin pausa,
aun quedan unas cuantas subidas así que no conviene apretar desde el principio.
Voy subiendo mientras me tomo un gel, no me noto cansado, pero sé que el cuerpo
me suele avisar demasiado en el límite para no tener marcha atrás así que me
aseguro de que no me pase como en el duatlón de sope, de tener que levantarme
en la bici para querer apretar y notar calambres en los gemelos.
El resto del sector, sin contratiempos, me adelantan y
adelanto, llegamos a Trebuesto y toca volver hasta Laredo, poco más adelante me
cruzo con David, nos pegamos un grito de ánimo el uno al otro, se le ve cara de
ir a medio gas…pocos metros más adelante paso a uno que decide ponerse a chupar
mi rueda, no me gusta, me siento tonto, yo no puedo chupar rueda y a mi me lo
hacen, me canso, decido meterle un sprint, me sigue, me caliento los cascos y
meto un sprint mas fuerte hasta la subida de Guriezo que le deja atrás,
sinceramente, espero que el sprint le haya hecho mella, si la prueba es sin
drafting es sin drafting. Fair Play.
Según estoy bajando Candina, se va formando un grupo
adelante mío que sigue haciendo que me vaya calentando más. Prefiero quedarme
unos metros para atrás y más centrado en el carril (a la ida hacia Guriezo ya
había visto como una jueza le advierte a uno que iba a rueda de que se separe a
la izquierda o adelante). Llega la bajada y mis intentos de adelantar van en
vano, silbo a ver si la pareja de cháchara de metros mas adelante se da por
aludida pero de poco sirve, una bajada echada a perder, ya me empiezo a nublar,
me encanta bajar puertos y bajarlos rápido, y estos no solo no me dejan sino
que no me dejan pasarles, no es que por tomarme las competiciones en serio, yo
vengo a disfrutar, pero no me gusta que la gente no juegue limpio cuando las
normas están claras. Para colmo, mientras cruzamos Liendo, estoy intentando
pasar a los dos que me estaban taponando y otro que ahora les tapona a ellos
todos en fila de a uno, yo pasándoles por la izquierda y aparece un juez en
moto que nos enseña la amarilla, ¿a quién? A saber, no dice dorsal y se va dejándonos
a los cuatro con cara de tontos.
Llego a Laredo y mi mala hostia me juega una mala pasada, en
la última curva de entrada al puerto voy demasiado rápido y me encuentro una
isleta para dividir entrada y salída del puerto que no me como por muy poco en
una maniobra de circo con derrape incluido en la que ya me solté el automático
de una pierna esperándome lo peor…por suete me libro, parece que callejear por
Bilbao con la otra bici me ha hecho tener cierta pericia para librar cosas de
estas.

T2+Run

Entro justo al boxes, llego a mi sitio cuelgo la bici, dejo
el casco colgado de la maneta y me quito el mallot (estando seco no tengo tanto
frío, y los guantes que ni he usado son peso extra que no quiero llevar), zapatillas
dentro, gel (que acabaré no usando) y salgo corriendo, transición bastante
rápida.
Nota mental: sacarme las zapatillas en los últimos metros de
bici, lo hice por probar y realmente ayuda, aunque me distrae que las
zapatillas den en el suelo de vez en cuando.
Salgo corriendo y para mi sorpresa puedo correr
perfectamente, generalmente el primer Km lo suelo hacer bastante suave, sin
apenas levantar los pies del suelo, como haciendo marcha hasta que me hago a la
postura de correr y tengo los músculos “sueltos”, esta vez puedo correr de
forma natural desde el primer metro lo que se agradece.
Se trata de disfrutar, y si disfruto, sonrío.
Sigo y empiezo a ver a los del equipo, nos animamos y vamos
siguiendo nuestra batalla personal, me cruzo de nuevo con David, me anima, si estuviéramos
en condiciones él iría delante mío. Sigo corriendo y me lo vuelvo a cruzar, “voy
a vomitar” me dice, le respondo con un “¡que va, venga sigue! En positivo!!” y
sigo hacia adelante sumando metros, pero al pasar hacia la segunda vuelta me
preocupo, no he vuelto a ver a David ¿Lo habrá dejado? No creo que si ha sido
así haya sido por gusto, sigo casi hasta el final con la duda, hasta que me lo
vuelvo a encontrar, ahora al menos tiene mejor cara, ya apenas le queda nada.
Nuevo tiempo a superar 🙂
Entro a meta, donde me espera mi novia Andrea, que para que
mentirnos, ha sido una motivación enorme durante los tres sectores, solo por
saber que estaría en este momento, 2:39:41 marca el reloj, restándole los 8
minutos de la diferencia con la salida de las chicas, se queda en que mi primer
triatlón olímpico lo he hecho en 2 horas y media casi, ya tengo un tiempo a
batir para el siguiente. Esperemos que con la pierna en mejores condiciones,
aunque no me llegó a dar problemas durante la prueba y pude llevar un ritmo
decente en la carrera a pie hasta meta.

 

Todos necesitamos una motivación que nos empuje en la flaqueza

 

Entrenador Nacional de Triatlón Entrenador Personal Entrenador de Trail Running

WebSite

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *