Uncategorized

Vitoria Triathlon [Crónica]

Me dispongo a escribir la crónica más difícil y la que más ilusión me hace, y es que, creo que es más complicado escribir algo que llevas tanto tiempo preparando y que me ha agobiado tanto, que hacerlo…vamos a ver si se da la mitad de bien.

Swim

Ayyy aquella salida del año pasado, jamando hostias a diestro y siniestro…lección bien aprendida. Según nos permiten entrar a la línea de salida enfilo la parte derecha de la playa, opinión humilde y realista, no pillo primera fila, pero si la cuarta o quinta, detrás del gran Basi, con intención de ir fuera del grupo y los golpes y nadar cómodo.
Primera alerta de los 10 minutos en el Garmin, y parece que la cosa va bien, todo en orden, cada uno en su sitio y ya en modo diesel. Lo único que no me cuadra es las distancias. La primera boya de giro debería estar a 700 metros, y ni por el forro. A posteriori mirando en el el track del Garmin veo que efectivamente hay casi 900m, lo que si que es menos es los supuestos 400 metros entre esta y la siguiente boya de giro.

Durante toda la recta final, ando pendiente de cuándo marcará la alerta de los 30 minutos el garmin…y lo curioso es que me salta a la par de la última boya cuando pensaba que me habría pitado y ni me había enterado tiempo atrás…curioso.
Durante toda la natación tuve la sensación de ir muy diesel, me tuve que repetir varias veces “venga Pablo que te duermes”, y salgo del agua en 32 minutos y 19 segundos! pero que coj…? 2000 metros a 1:36 mismo ritmo que cuando probé el neopreno en la piscina pero el doble de distancia. Más distancia que los años pasados y casi dos minutos por debajo con una sensación de esfuerzo mucho menor…la mañana pinta bien.

Saliendo del agua casi dos minutos por debajo de los años pasados con el Xterra Vector Pro

Y ese esfuerzo se nota en la transición, una T1 de menos de 3 minutos (que en Vitoria no esta mal) y enfilando como un poseso para coger buena posición de bici sin grupetas, de momento voy el puesto 214 de 1000 y pico (antes de la transición) y si hay un momento de aprovechar esa ventaja es ahora.

BIKE

Repetimos mantra de la bici en solitario: CONTROL DE VATIOS. Claro no, clarísimo que sólo voy a hacer caso a la potencia, controlando el factor de intensidad de vez en cuando para no pasarme, pero ni siquiera con las pulsaciones en pantalla.
Sector con el rendimiento basado en tres pilares: Cadencia alta, hidratación, y potencia lo más constante posible. Traducido, la cadencia media por encima de 90rpm en todo el recorrido, bebiendo y mojandome en todos los avituallamientos, y un rifirafe con los repechos, donde en las subidas me pasaba todo el mundo y en llanos recuperaba posiciones, pero no quería disparar los vatios para nada.
Salvo algún pico de 500W en algún repecho o algún acelerón para pasar a alguien respetando el drafting, la potencia bastante comedida. Una potencia normalizada de 184W frente a los 186 de la potencia media máxima y los 170W de la potencia media. (En este artículo comenté la diferencia entre ellas), pero el hecho de que sean parecidas significa que la potencia ha sido bastante constante, lo cual es muy bueno para llegar fresco a correr. Sobre todo con unas PPM medias de 169 con el calor que hacía, y con un factor de intensidad de 0,76. Y con esos valores, una media de 36,2Km/h pese a todo. 2km/h por encima de los años anteriores.

Quitando pegatinas en el sector bici! 😛 Fotaza del omnipresente Imanol Mujika

El plan de hidratación que me preparé con Tailwind salió a la perfección. Ninguna molestia, ningún calambre, todo perfecto pese a haber perdido puestos en el sector (contaba con ello para poder correr en condiciones), puesto 296 del sector.

Los tres pilares se han respetado, y llego a la T2 fresco como una lechuga, tiempo de la transición 1:39…y otras tres personas me ganan por dos segundos con 1:37, aun así tiempazo para ser quien soy. Segundo año que me quitan la Pole de la T2 por dos segundos!

RUN

Salgo a correr con un calor criminal, la salida se ha retrasado 45 minutos porque había una niebla tremenda, lo que se traduce en que la media maratón es más tarde y con el sol en lo más alto.

Como es una prueba de distancia media corriendo, voy a pulsaciones, donde se hasta que punto puedo apretar. Referencia, las 175-180ppm de siempre, el calor marcará el ritmo, ya que con esas mismas pulsaciones he corrido la maratón de donosti a 4:40 y el 10k del tri de laredo a 4:03…es muy variable.
La primera vuelta ronda ritmos en torno a 4:40min/km, justo en el 10k llega Pablo Dapena en segundo puesto, y veo el reloj de meta en 3 horas 59min. Tengo una hora entera para hacer 10k corriendo si quiero hacer sub5, algo muy gordo tiene que pasar para que no llegue así que me dedico a disfrutar del ambiente, de la sensación y de que sólo hay que correr y ya está hecho.

Finalmente esos últimos 10 kilómetros me llevan 47 minutos (MM en 1:36), con lo que cruzo meta muy por debajo del objetivo, con un tiempo final de 4 horas 47 minutos 58 segundos.

La sensación es increíble, ni me quedo en la post meta, tengo que asimilarlo, no esperaba que todo fuera tan sobre ruedas. Necesito ir donde Laura, y Pablo que finalmente ha subido a verme a Vitoria (CRACK!) para hablarlo y creermelo.
Pido el móvil, miro la página oficial, y efectivamente, un sub5 como una casa. con un puesto provisional de 121 de mas de 1000 participantes. Quería de rebote hacer un top 200, como el año pasado, que justo hice el 199, pero no esperaba casi hacer top 100 (para el año que viene?).

Toca sacar la agenda de apuntar y tomar notas, no solo de las malas, si no de las buenas también. Y para no alargar más la crónica, en breve un “más allá de Vitoria” como el de Bilbao con las conclusiones.

Hay demasiado detrás de esta foto como para ponerlo en una leyenda corta…

Entrenador Nacional de Triatlón Entrenador Personal Entrenador de Trail Running

WebSite

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *